Misión Asuncionista En Colombia

159


El 11 de abril del 2014 en una tarde soleada en la ciudad de Bogotá un grupo de misioneros dalzonianos, guiados por el Padre Daniel García, se preparaban para emprender un corto viaje hacia Agua de Dios. Donde se llevaría la palabra de Dios a cada uno de los habitantes de ese hermoso lugar.

Era de noche cuando arribamos en nuestro lugar de destino todos estábamos muy emocionados, al llegar a la escuela de Manuel Norte, nos recibió el Padre Luis Fernando con gran alegría, ya que un grupo de 46 jóvenes arribaban dispuestos a llevar acabo todas las actividades de las Semana Santa.


Al día siguiente todo muy entusiasmados, salimos con paso firme a la otra vereda (Leticia) hicimos actividades con niños y jóvenes, la distancia era un poco larga y con un sol incandescente, pero valía la pena caminar para ver la sonrisa de los niños que nos esperaban ansiosamente.


Entramos en contacto directo con las personas de las veredas cuando bendecíamos sus casas, escuchábamos sus necesidades y lográbamos ver un corazón sincero y puro. Vivian en una humildad económica mas no espiritual, día tras día nuestras fuerzas iban cayendo, pero gracias a nuestra unidad de FAMILIA MISIONERA, ninguno calló y seguíamos firmes en nuestro deseo de anunciar a Dios a una hermosa comunidad como la de estas veredas Manuel Norte y Leticia.

En este tiempo de misión, cada uno de los que participamos pudimos encontrarnos con nosotros mismos, por medio de la reflexión y la oración, pero también encontramos personas maravillosas con las que formamos nuevas amistades en nombre de Dios.

Nuestra misión en Agua de Dios culminó el 21 de abril de este mismo año, pero nunca terminará en nuestra vida, esta experiencia vivida por una semana nos impulsa a seguir viviéndola, reconfortándonos en cada instante de nuestra vida.

Nuestra misión no acaba nuestra misión sigue aquí y ahora, aprovecha tu tiempo, tu vida y tu juventud, y lo más importante nunca pares de soñar…

Misionero: RAFAEL ROCHA

Fotografía gentileza de: Jose Luis Marentes, ojala las pudieras marcar, gracias.