Jornada de Oración por las Vocaciones

1496

El sábado 20 de mayo, invitados por la Pastoral Juvenil de la Zona Oeste, participamos de la “jornada de Oración por las vocaciones” en el santuario San Alberto Hurtado. Estuvimos presentes junto a otras congregaciones para dar a conocer y encantar con nuestra espiritualidad y misión apostólica a jóvenes pertenecientes a las parroquias de la zona y de toda la arquidiócesis de Santiago.
Nuestro stand asuncionista contó con la presencia del encargado de pastoral vocacional a nivel de Provincia Andina, el hno. Roger aa y el representante de Chile, el hno. Jonathan aa, contando con el apoyo presencial de la casa de formación Manuel d’Alzon.
Esta jornada, iniciada a partir de las 14.30 horas en la explanada del santuario, fue abierta y motivada por el cantante de reggaetón cristiano “el flaco Pablo”, quien hizo bailar a los jóvenes que iban llegando. Mientras otras bandas cristianas estuvieron en el escenario, los asistentes a esta jornada fueron pasando por los más de 15 stand de congregaciones que hicieron presencia. Los jóvenes que pasaron por nuestro lugar, tuvieron la oportunidad de conversar con los hermanos que estaban dispuestos y entusiastas de dar a conocer la Asunción, los jóvenes se interesaron por nuestro fundador y preguntaban por nuestras actividades pastorales, nuestras misiones y nuestras inspiraciones por la construcción del reino. Se les fue regalando a cada uno libros sobre la Asunción y escritos sobre nuestro fundador Manuel d’Alzon.
En esta ocasión, contamos con fraterna presencia de la hna. Maite, Religiosa de la Asunción. Su carisma cautivó a las jóvenes que también pasaban por nuestro stand.
Esta jornada finalizó con una oración por las vocaciones junto a todos los presentes, seguida luego con la misa presidida por Monseñor Fernando Ramos poniendo el punto final a las 18 horas.
Para mí, el participar de esta actividad vocacional, significó fortalecer mi propia vocación: cada vez que un joven se habría a la posibilidad de la vida religiosa yo confirmaba la mía, cada vez que un joven se maravillaba con la particularidad de la Asunción yo me enorgullecía de ser un postulante a pertenecer a ella. Para mí, más que ayudar en esta jornada a encontrar nuevas vocaciones, fue esta la que ayudó a que yo refirmara la mía.

Matias Romero.